jueves, 22 de marzo de 2012

LOS GAJOS DE MI NARANJA


Hace unos meses alguien me hablo de "los gajos de su naranja" y yo prometí escribir este post.
Desde entonces, he estado rumiando el tema en mi cabeza y me he dado cuenta de varias cosas. Una es que no tengo ni idea de cuantos gajos puede tener una naranja. Otra es que no soy una persona de muchos amigos, quizás por eso valoro tanto a los que son y a los que podrían haberlo sido si el tiempo y la distancia fueran coordenadas flexibles. Esos gajos perdidos y encontrados en el camino...

Tengo en casa una media naranja que, llevando al extremo la metáfora, para mi es una frutería completa. Y supuestamente yo soy la otra mitad... 
Nada más lejos. Esa otra mitad son los gajos de mi naranja. Personas que forman parte indispensable de mi vida y otras con las que compartí solo un día pero dejaron una huella imborrable. Amigos forjados al otro lado de la mesa de trabajo, compañeros de penurias y alegrías, amigos vía mail, personas todas cuya existencia es importante para mi.

Creo firmemente que la amistad es un vinculo que no requiere presencia ni palabras de compromiso. Mucho se ha escrito sobre el buen amigo en lo malo y lo bueno, y en todo habrá un poso de verdad pero en los tiempos que vivimos es complicado mantener viva esa chispa. A veces ocurre. Simplemente pasa. Quizás sea cuestión de karma, de azar, de pura suerte, pero en ocasiones ocurren encuentros que dejan huella. Momentos efímeros en los que reconoces una parte de ti en alguien que acabas de conocer. Surge la chispa, la conexión, una corriente de energía que fluye en dos direcciones. Quizás se trate solo de que existen ciertas personas cuya existencia enriquece la nuestra, a pesar de la distancia y a pesar del tiempo.

Hoy dedico este post a un gajo recuperado que me regala mariposas y hermosas palabras que atesoro con cariño. Ojalá tengamos la fortuna de poder seguir intercambiando canciones, citas y algún que otro café. Gracias Cris!.

1 comentario:

  1. A veces me siento gajo, otras estoy segura ke soy una naranja completa... o una mandarina... algo más dulce. Da igual, gajo, naranja, mandarina, medio melón... el caso es KE SOY... y me siento feliz de "SER"

    ResponderEliminar

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.