jueves, 13 de octubre de 2011

EVASIÓN


Soñé una tarde de calma, a la deriva en el mar. Sin viento ni oleaje.
Soñé un atardecer dorado con millones de diamantes cabalgando las aguas.
Un sol que se ponía sin prisas y yo, sonriendo feliz sentada en la proa. Retaba a las sirenas a compartir canciones.
Tú nadabas hacia el fondo para pasear entre corales y traerme una caracola.
Apareciste con una corona de algas, flotando entre burbujas, y salpicaste de agua tibia un abrazo.
- ¿Qué miras?
- El futuro.
- ¿Qué buscas?
- A tí.
- ¿Qué esperas?
- Que sigas aquí cuando yo vuelva.
Y salté por la borda, sumergiéndome en lo profundo del océano, donde no alcancé a escuchar tus carcajadas repletas de sal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.