miércoles, 1 de junio de 2011

TU LA MUSICA, YO LA LETRA

























Lo prohibido se vuelve tentador, y caigo, tropiezo, me embarro y rompo mis vestiduras.
No termino porque nunca dejo de regresar, y la tentación ya no existe porque es necesidad que carcome mi futuro.
Encuentro en un bolsillo paginas arrugadas, melancólicos poemas que guardo en un globo pinchado para quemar otra noche.
He vuelto, -anuncio en voz alta- y el silencio me da la bienvenida al hogar de hielo, donde no hay música ni libros.
Cierro los ojos y la realidad se derrite al calor de tus sonidos.
















Cambio ropa rota por historias inacabadas, besos por melodías sordas.
Busco manos que extraigan con su arco notas verdes de mi cuerpo de papel.
Verte me devuelve a este sueño donde solo tu presencia justifica mi existencia, donde mis ofrendas de letras bailan al son del latido de tu corazón.
Sucia, herida y muda, reclamo el regalo de compartir a tu lado un destino incierto.
Tropiezo, pero se que estarás parando mi caída.
Vuelvo al calor de tu música, porque haces que este mundo absurdo cobre sentido.
Ruedo, floto y giro dentro de nuestra burbuja, tejiendo con amor días que ya hemos imaginado, lejos de ataduras, contigo siempre.

Para mi amor.




















Poesía Visual. Eros- Caño de bronce soldadura de plata, garrafa.
Rubén Grau - Bs. As.2005.
 http://rubengrau.blogspot.com

2 comentarios:

  1. Hola Dritu,
    Un pajarito me ha chivado quien eres... Te mando un saludo y aprovecho para agradecerte que hayas perdido un ratillo revoloteando entre mis mariposas.
    Un besote!

    ResponderEliminar

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.