jueves, 28 de abril de 2011

MASS MEDIA/ MASS MIERDA

Escucho en la tele que hoy se ha producido un atentado en Marrakesh, mañana tendrá lugar un enlace nupcial en Inglaterra y continua la polémica por el triunfo del Barcelona en el partido de Champions de ayer.
La cruda realidad, violenta y desesperante, pasa desapercibida oculta entre la cursilería ñoña y el despliegue hortera que se prepara en Londres, y la incontinencia verbal del perdedor despechado y los exaltados triunfadores. Y ahora me entero de la beatificación de Juan Pablo II este fin de semana...
Cambio de canal. Un padre asesina a su esposa y a sus cuatro hijos, la fiscalía general ha impugnado todas las listas de Bildu, se estiman unos 250 muertos en EEUU debido a los tornados, y de la fusión de los núcleos en Fukushima ya ni se habla, ni de las 30.000 almas perdidas. Mas boda inglesa y denuncias ante la UEFA.
Me pregunto que noticias daría yo si tuviera un medio a mi servicio: Rayan cumple dos meses, mi blog ha logrado 4.600 visitas en un año, he perdido una talla, nos han subido el sueldo (pero en los próximos tres años no veremos nada mas, eso si conservamos el puesto), he comprado un practico regalo para mi madre que seguro no le va a hacer ilusión, Paloma ha actuado en un concierto para un centro de mayores, parece que va a llover el fin de semana, sigo entusiasmada con el triunfo del Barcelona, me da miedo en lo que se esta convirtiendo el mundo que me rodea. Hace un tiempo, me hubiese refugiado en algún enteogeno para evadirme, pero superado el uso de sustancias apetecibles aunque incompatibles con mis neumas delicados, opto por apagar la tele y desahogarme volcando letras en el iPad, sigue siendo una incoherencia, pero es que me da miedo salir a la calle.

martes, 12 de abril de 2011

EL SITIO DE MI RECREO. UNA PLAZUELA EN EL CORAZÓN DE MALASAÑA

Cantaba Antonio Vega:
"...donde nos llevó la imaginación, donde con los ojos cerrados se divisan infinitos campos..."
y el "sitio de su recreo" era construido a base de recuerdos y mucha poesía:
"...Donde se creó la primera luz, junto a la semilla de cielo azul..."

¿Cuál sería ese lugar? sin duda un lugar querido, acogedor, tranquilo, resplandeciente de luz y música, repleto de amor y paz, un sitio muy escondido donde refugiarse, un lugar en la memoria donde volver. No lo sé.
En el barrio de Vallecas Villa, de Madrid, existe un centro cultural juvenil llamado "El sitio de mi recreo" abierto en 2009. Pero cuesta pensar que Antonio pudiera estar hablando de Madrid, eso le pegaba más al otro Antonio, al Flores, al que cantaba a la Gran Vía y a un Madrid mestizo y peligroso, de ambulancias blancas, jeringuillas, ruido de tráfico y princesas rotas, en el que no hay sitio para nadie.

Pero, ironías de la vida, Madrid acoge desde hace días un rincón dedicado al gran Antonio Vega.
Concretamente, en el corazón del barrio de Malasaña, en el diminuto triángulo formado por la confluencia de las calles de la Corredera Alta de San Pablo, Velarde y la calle de Fuencarral, una placa señala la plazuela de Antonio Vega, en homenaje a uno de los mejores músicos de la historia reciente madrileña, líder uno de los grupos más representativos de la Movida madrileña, fallecido el 12 de mayo de 2009.
No es gran cosa, sólo un triángulo deforme de asfalto que sirve de poco más que para aparcar motos, pero ya es algo. Muy poca cosa comparada con el valioso legado de sus canciones y poesías.
Cerca están la Plaza del Dos de Mayo, el Penta, la Vía Láctea... garitos y calles que fueron testigos, hace ya tres décadas, de una eufórica Movida y de la revolución artística que marcó la cultura de la ciudad para siempre. Hoy este barrio evoca el recuerdo de uno de sus artistas más queridos y el de toda una generación rota cuya ausencia se respira cada día en el barrio (Carlos Berlanga, Enrique Urquijo).
El recuerdo de esa época me sugiere imágenes de la locura creativa que contrastan enormemente con la aparente fragilidad de sus víctimas...
Sea como sea, Antonio Vega, el chico de la mirada baja y el verbo poeta, vivirá para siempre en el corazón de Malasaña. Un peculiar sitio de recreo, curiosamente fue el mío.