lunes, 22 de noviembre de 2010

Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante


"A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle."
El Principito (1943) , novela de Antoine de Saint-Exupéry.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Segundo aniversario

Todo empezó un 21 de noviembre de 2008.
Ese día, mil papeles sueltos, recuerdos, fotos, historias a medio contar y otras mariposas, cobraron vida en este blog.
Hoy mis bichos han crecido, has desplegado sus alas y vuelan libres, se hacen mayores, y cada día crecen un poco, con ayuda de vosotros.
Hoy os dedico este post a todos vosotros, los que estáis al otro lado, aquellos que lo seguís y, de vez en cuando, lo leéis y lo comentáis.
Gracias por estar ahí, sois parte imprescindible de este pequeño experimento.
Felicidades, mariposas!

lunes, 15 de noviembre de 2010

VIRTUS PROBATA FLORESCIT ("En el intento florece la virtud")

Recientemente, el premio Nobel Vargas Llosa declaraba en una entrevista al diario El País:
"El mundo del arte es el mundo de la perfección, el mundo de la belleza... El arte trasciende de modo natural orígenes y fronteras". 
 
A mí estos comentarios me han hecho reflexionar preguntándome qué es realmente el arte. ¿Debe ser siempre el "arte" realmente "bello"? ¿debe serlo en cualquiera de sus expresiones? ¿debe ser "perfecto"?
Sinceramente, creo que no.
Creo que el arte se respira y se transmite a diario de forma inconsciente. En cada gesto, palabra o mirada.
Cualquiera puede ser un gran artista con técnica y talento, pero el ARTE, el verdadero, el arte en estado puro, es el que a pesar de su imperfección tiene un alma perceptible, capaz de transmitirnos un sentimiento o una sensación, capaz de contener una esencia que otros podamos identificar.
No todos estamos preparados para percibir ese alma, identificarla o trasmitirla.
Y no tiene por qué ser bello.
Muchas obras de arte producen tristeza, melancolía, extrañeza, angustia o espanto. Desde la literatura hasta el cine, pasando por la música, la pintura, la escultura, la arquitectura, la poesía, el conjunto de manifestaciones artísticas acogen todos los sentimientos, sensaciones y sueños inherentes al ser humano. 
Hoy, la fotografía se ha convertido en el vehículo idóneo para la transmisión de la sensación de fugacidad de nuestra realidad cotidiana global.
Todos, a través del ojo de nuestra cámara, podemos recoger los fragmentos de una vida que modificada por un ordenador se transforma en algo mágico, y descubre a los ojos de los demás nuestra particular visión del mundo que nos rodea.
No tiene por qué ser bello, es la capacidad del fotógrafo para capturar con su cámara la magia de un instante, de una forma, de una textura, lo que convierte esa fotografía en algo artístico y provoca con ello una reacción.
Hay personas que son capaces de transformar su visión en ARTE.
Recogen los pedacitos que componen su mundo y lo reproducen para los demás pasándolo por el tamiz de su cámara y luego nos hacen fabulosos regalos visuales en forma de fantásticas fotografías.
Pienso que en ese intento por retener en una imagen la magia de un instante reside la virtud del fotógrafo, y creo que sería aplicable al resto de las artes.
En otras ocasiones he mencionado a mis amigos Juan (http://lopezpajaron.com/) y David (http://gallipato.com/), utilizando su obra fotográfica como referencia en otros post.
Esta vez dedico este post a otro amigo, Sergio Arranz, que me permite secuestrar las imágenes que vierte en su blog para ilustrar y embellecer estas mariposas fotográficas. Hacedle una visita y disfrutad de su singular mirada a los detalles cotidianos y su capacidad para captar lo fugaz. En su blog: http://condoserres.blogspot.com/ encontraréis motivos de sobra para reconocer en él a un verdadero artista.
Gracias Sergio. 
Todas las imágenes que ilustran este post pertenecen a Sergio Arranz.

jueves, 11 de noviembre de 2010

PÍLDORAS PARA EL DOLOR AJENO

Tengo media hora libre que debería aprovechar para alimentar este blog que desde hace un par de semanas he dejado un tanto de lado. El caso es que llevo días mareando la perdiz y no veo la hora de sentarme a escribir.
29 minutos. Hoy no tengo mucho que contar y quizás sea porque últimamente todo está muy tranquilo. Malo, presagio de tormenta. Algo viene, seguro. Ésto me da que pensar: ¿será que los problemas cotidianos/ momentos bajos/ estados anímicos carenciales/ malos rollos/ días tristes/ fechas conflictivas, son precisamente la fuente de inspiración?
27 minutos. Quiero pensar que estoy equivocada ¡qué depresivo! será simplemente que tener la mente tranquila, descansada, sentirme bien y estar centrada, me provoca un estado de exacerbada actividad que aleja inexorablemente mis dedos del teclado del ordenador. La duda me corroe.
25 minutos y contando...
23 minutos. Nada, que no sé. Me cuesta aceptar que mi inspiración / locuacidad/ ganas de escribir/ estado de gracia/ iluminación/ musas varias, estén directamente relacionados con mi prolijidad a la hora de escribir.
20 minutos. Prueba 1. En realidad tengo un montón de historias a medias, Celeste lleva tiempo esperando que encuentre el final a su aventura barcelonesa con Lennon...
18 minutos. Prueba 2. Y mis compañeros y amigos han sido muy generosos enviándome imágenes de sus diferentes viajes para que continúe alimentando esa pequeña pero creciente sección llamada "De viaje por..."
16 minutos. Prueba 3. Vamos, que no será por temas sobre los que hablar: el horror del pueblo saharaui, el triunfo electoral de Belén Esteban, la macrofiesta de la MTV en Madrid, mi fugaz última visita a Malasaña, la crisis moral de mi empresa, la rebelión de la naturaleza y mis teorías sobre el cambio climático, el posible ingreso en la escuela de letras, el Planeta de Mendoza y el Nobel de Vargas Llosa.
13 minutos. Rebatimos la prueba 3: no. De eso ya se encargan los periódicos, los telediarios, las señoras repintadas en el metro, las reuniones improvisadas ante la máquina del café en la oficina, las mil entradas del facebook... Parece que el dolor que más nos preocupa es el que no nos atañe. Nihilistas al poder.
11 minutos. En lo personal, pues ya seguiremos, no hay prisa.
10 minutos. No me gusta nada esta entrada. No sé qué coño estoy haciendo. Me apetece beber algo.
5 minutos. He ido a la máquina de las cocacolas (sí, aún estoy en la oficina y como estoy fuera de mi horario esperando que me recojan me permito perder el tiempo alimentando el blog. Uy, qué riesgo! cómo se enteren me pondrán falta?).
3 minutos. Pues eso, que he ido a la máquina de cocacolas y había dos pijas que me caen fatal, no por pijas, sino porque me miran por encima del hombro. Sorbían traguitos de cocacola ligth y se reían de algo que ha pasado en Gran Hermano. Y mientras yo echaba las monedas y seleccionaba la bebida (Cocacola. Punto, de la de toda la vida), han quedado mañana a las ocho y media, en el mismo sitio, para comentar el programa de hoy.
1 minuto. ¿Cómo será la vida cuando tu mayor diversión/ preocupación/ motivo de conversación/ cita televisiva favorita/ tema recurrente, es comentar las batallitas de un concurso de convivencia? No será mejor probar a convivir y experimentar en primera persona la "vida en directo"? No es más lógico beber algo con calorías pero rico, rico, en lugar de un brebaje inmundo cargado de edulcorantes indigestos y cancerígenos? Y por qué las pijas de Tragsa, aún siendo secretarias o auxiliares, miran por encima del hombro a las que no somos anoréxicas de palo, ni llevamos tacones ni nos pintamos como zorras?
Hoy soy un mar de dudas e incoherencias.
0 minutos. Me he pasado de tiempo, y bien pasada. Pero como aquí mando yo y hago lo que me apetece me regalo unos minutos extras para decir lo único que tenía ganas de decir: no sé si se trata de una incoherencia más, pero como escribo para mí y de mí, quiero pensar que con estas letras formo palabras y frases que no son letras, sino pequeñas pildoritas/ pastillitas/ comprimidos/ grageas/ mediacamentos al fin que alivian dolores y males ajenos. Desde luego han resultado ser la panacea para curar los propios.

Menos cuarto. He buscado una imagen bonita para ilustrar este post. Que al menos tenga algo vistoso ya que el verbo hoy no me ha acompañado.

Por cierto: lo de "píldoras para el dolor ajeno" no es mío, pero me lo apropio y me hago eco para pediros que sigáis leyendo un poco más. Se trata del slogan de la nueva campaña publicitaria de Médicos sin fronteras que nos recuerda que "el principio activo de las pastillas contra el dolor ajeno es el amor". 
Os dejo un link, el resto es cosa vuestra.
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/placebos/olvido/millones/enfermos/elpepusoc/20101111elpepusoc_4/Tes
http://www.msf.es/

Al final todo cobra sentido... al menos para mí.
Voy a acercarme a la farmacia.