lunes, 18 de octubre de 2010

DE VIAJE POR... SAN JUAN DE LOS REYES, TOLEDO (seguimos con las gárgolas)

Toledo es tierra presta a la leyenda y el misterio.
En esta ciudad, ceñida por las aguas del Tajo, conviven desde hace siglos la cultura cristiana, la judía y la musulmana, por lo que uno puede pasear tranquilamente por los estrechos callejones de la judería de camino a la sinagoga y tropezar con unos baños árabes, unos restos de muralla medieval o un templo cristiano. Sus piedras son un libro abierto donde leer la historia que permanece viva.
Y parte de la historia es la leyenda. Narraciones contadas en voz baja, nunca demostradas, que atribuyen misterios a cada esquina y cada rincón.
Cada piedra respira, se contrae y se expande al paso de sus visitantes, susurrando secretos gélidos. Cuentan que en el Monasterio de San Juan de los Reyes seres etéreos pasean por los claustros arrastrando su historia.
En ocasiones, algún turista rezagado ha sentido un soplo helado en la nuca que le eriza el vello y, por el rabillo del ojo, cree adivinar un movimiento fugaz entre los muros, tras una columna o escapando por un arco de medio punto, girándose para descubrir la broma y encontrándose únicamente acompañado por bajorrelieves de delicado follaje en los que santos y animales fueron tallados con esmero devoto.
Cuando cae la noche, las gárgolas, seres mágicos petrificados y suspendidos al vacío de por vida, cobran vida y se apean de las alturas a las que les condenaron, mareados por el vértigo y helados en su quietud inerte, para comentar la divina modernidad que se desarrolla a través de los siglos bajo sus ojos de roca, a su sombra impertérrita.
Seres antropomorfos, bestias y humanos, entes alados, formas retorcidas y con garras, se ríen de los humanos, pobres mortales insignificantes, tan ignorantes, tan solitarios.
Acechan en la oscuridad.
Cuidado si te soplan en la nuca y no encuentras quién, podrían convertirte en uno de ellos.
Imágenes tomadas por Juan López Pajarón. San Juan de los Reyes, Toledo. 17 de febrero de 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.