viernes, 24 de septiembre de 2010

DE VIAJE POR... LOS CASTILLOS DEL LOIRA, FRANCIA (Les châteaux de la Loire)

J' aime la France. J'aime Paris et les bois du sud. J'aime un idiome qu'il est comme une chancon, comme de l'eau... J'ai beaucoup  des moments dans ma memoire. Je me réve et je suis à Paris, une promenade par Les Champs Elysées... une coupe du vin dans un bateau pour la Seine...
Mais je ne connais pas la Loire.

Toda esta parrafada, que estará llena de errores gramaticales, me sirva para introducir dos cosas, una: mi pasión por la ciudad que por muchos motivos considero una de las más bellas que conozco, Paris, donde tal vez nunca regrese... Dos: este verano una delegación de las "txotxonis" (Clara, Conchi y Mentxu), escoltadas por "le chevalier et bon ami" Roberto "Celo", visitaron la region del Loira y sus castillos, y han tenido la deferencia de permitirme exponer aquí algunas de las imágenes que recogieron a lo largo de su recorrido. Muy agradecida de su aportación a este particular cuaderno de viaje/ álbum de cromos.
Son muchas y muy variadas las fotografías, así que amenazo con repetir entrada... o tripitir.
Espero que gusten y que los "fotógrafos" se animen a comentar las fotos. Es muy fácil, solo hay que pinchar en "enviar comentario".

Gracias, chic@s, por regalarnos la vista, por ser mis ojos, por alimentar este blog y por los gratos recuerdos que las imágenes me traen. Disfrutémoslas.

Azay le Rideau. Château et jardins.

Chennonceau. Petit château.
(Le llaman el "Castillo de las Mujeres" porque su construcción estuvo ligada a las damas de la corte francesa.)

Cheverny. Château, bassin et jardin.

Langeais. Château et jardins.

Chambord. Château et l'étang.

Chinon. La cîté, le château et la rivière.

Ambois. Château.
*Todas las imágenes son propiedad de Roberto Dominguez, Clara Rodríguez, Concepción Hontanar y Mencía Figueroa. Fueron tomadas durante el mes de julio de 2010.

7 comentarios:

  1. QUE VOY A COMENTAR... QUE SON PRECIOSAS Y TÚ LO HAS BORDADO.
    ÁNIMO!

    ResponderEliminar
  2. Pardiez, qué rapidez!
    Ahora vas a tener que contarme cosas sobre cada castillito, para que no parezca un álbum! venga, a hacer memoria.

    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
  3. Lo más significativo de todas las visitas para mi siempre ha sido lo mismo (al margen de la belleza y magnificiencia arquitéctonica indiscutibles)
    : estos castillos, que ha costado años e incluso siglos construir, amueblar, remodelar, mantener, etc. con el coste económico y humano que eso supone, han servido únicamente para que los caprichosos señores que los mandaron construir los hayan ocupado durante unos meses escasos, alguno incluso unas pocas semanas. Cuando se aburrían de ellos los abandonaban y "se pasaban de moda", hasta que un sucesor años y años después volvía a tener antojo de ocuparlos, y ooootra vez a invertir tiempo y dinero para la puesta a punto. Sinceramente me pregunto cómo "el pueblo" es capaz de consentir que unos personajes, sin ningún mérito propio y sólo por el mero hecho de haber nacido de una madre y de un padre determinados(esto último ya es más dudoso)se den estos homenajes tan escandalosos. Y lo peor de todo es que en el siglo XXI la cosa no haya cambiado demasiado...

    ResponderEliminar
  4. Esa es mi Clara!
    y no me esperaba menos.
    Gracias por tu reflexión con la que estoy totalmente de acuerdo.
    Una nueva mariposa republicana vuela conmigo!!!
    El Palacio del Pardo, el Real, Marivent, etc. chatelets de andar por casa, se heredan de padres a hijos? si me hago la tonta y me pongo la corona del burger king puedo pedir algo?

    ResponderEliminar
  5. La corona de los "chinos" que yo llevé sólo sirvió para hacer el ridículo.
    Ya en el siglo XX se les ha dado utilidad en momentos críticos. Por ejemplo, el castillo de Chenonceau se utilizó como hospital militar durante la I Guerra Mundial. Los enfermos pescaban desde las ventanas(este castillo tiene una amplia galería construida encima de un puente sobre el río Cher). Y en la II Guerra Mundial precisamente se encontraba ahí la linea de demarcación entre la zona ocupada por los alemanes y la zona controlada por Francia, y se pretendía que esa galería sirviera de salvoconducto.
    El castillo de Chambord (el más impresionante de todos) se utilizó durante la II Guerra Mundial como almacén para proteger las obras de arte del museo del Louvre. Incluso en una proyección se puede ver cómo trasladaron mi venerada Niké (la Victoria de Samotracia).

    ResponderEliminar
  6. Corrijo! He dicho enfermos cuando quería decir heridos y mutilados...

    ResponderEliminar
  7. Uf, y cuando pop, ya no hay stop.
    Otra reflexión: "aquí se puede ver la alcoba del rey Puturrúdefoi IV en la que durmió con su primera esposa; esta es la suite nupcial de su segunda esposa y al otro lado está el dormitorio de su amante preferida" (lujo, oro, espacio, amplios ventanales con vista a suntuosos jardines)...."y aquí está la estancia donde se retiró su última esposa para guardarle luto el resto de su vida" (tétricas paredes negras, dosel y ropa de cama negros, crucifijos y rosarios, reclinatorio y ventana minúscula con las peores vistas de toda la finca). En fin.
    A parte de todo esto... qué bonitoooooo!!!!!!! Es el viaje que siempre quise hacer desde niña, y ha merecido la pena.

    ResponderEliminar

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.