martes, 6 de julio de 2010

OLA DE CALOR

Acaba de llegar y ya estoy deseando que se marche.
Apenas ha comenzado el mes de julio y ya tenemos encima la ola de calor. En Madrid te puedes cocer a la sombra esperando el autobús o deshidratarte en el breve paseo del metro al portal de casa.
Esta mañana sólo pasaban unos minutos de las diez y los termómetros ya marcaban ¡34º!
Yo no digo que el calor sea malo... pero me suda la nuca, se me riza el pelo, los pies se me hinchan y parezco un alma en pena resoplando, zigzagueando por la calle de sombra en sombra. No tener cerca el abanico y una botella de agua fresquita es serio motivo de alarma.
Y luego está la pereza... no apetece hacer nada. Ni comer, ni hablar, ni moverse. Sólo puedo pensar en ponerme bajo la manguera y dejar que las gotas de agua me refresquen las ideas.
Me viene a la mente la estupidez que he cometido al no pedir antes las vacaciones... qué a gusto estaría  dándome un chapuzón en la playa o tomando el vermú en un chiringuito, o pateándome iglesias románicas por Asturias, o... cualquier cosa, pero lejos de los días tediosos en la oficina acumulando horas para poder disfrutar de una tarde libre. ¡Al menos que llegue pronto agosto y la jornada reducida!
Esto de pensar en las vacaciones tiene sus consecuencias. Me pongo nostálgica y me da por divagar. Miro por la ventana y los edificios de cemento gris y ladrillo desaparecen dejando paso a una estupenda vista de la playa de Torimbia, en lugar de estrechas calles y coches atascados veo un sendero abierto entre la maleza de un bosque de castaños, el ruido del tráfico se convierte en gaviotas que chillan mientras yo paseo por un puerto pesquero, y ya no estoy en la oficina sino sentada en una duna de arena negra, deleitándome la vista con un paisaje de volcanes y a lo lejos el perfil azul del mar... es mi forma de evadirme de este calor y este verano interminable.
Hace mucho calor. Era de esperar, es lo que toca.
Un pequeño consuelo: creo que en este blog hay muy pocas fotos así que voy a colgar algunas de las vacaciones pasadas, me servirá para refrescar las ideas, y el post.
Paisaje lunar. Volcanes de Timanfaya. Lanzarote, septiembre 2009.

Aromas de malvasía. Viñedos en La Geria. Lanzarote, septiembre 2009.

Jardines en grutas y tubos volcánicos. Los Jameos del Agua. Lanzarote, sept. 2009.

Paraje único en el mundo (tenía que ser verde). La Laguna Verde. Lanzarote, sept. 2009.

Y, por fin, el mar. Los Hervideros. Lanzarote, septiembre 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.