viernes, 25 de junio de 2010

PALABRAS NUEVAS

He encontrado un sitio web donde se ha organizado una encuesta para elegir la "palabra más fea" de la lengua española, o lo que es lo mismo, del idioma castellano. A mí, personalmente, ninguna palabra me parece fea, como mucho puede ser malsonante o difícil... el caso es que mi sorpresa ha sido mayúscula al saber que la palabra ganadora ha sido “pero” . El motivo está soberbiamente explicado: "...tras una bonita entrada suele ser la antesala desde la que te empujan a un sombrío precipicio"...

Y hablando de palabras, con frecuencia tropezamos con palabras nuevas, ya sea por desconocidas o por ser neologismos introducidos de otras culturas o idiomas, o bien nos las inventamos.
A veces se quedan y otras veces se olvidan.
Este verano todos hemos oido hablar de las "vuvuzelas". Es lo que tiene la era de la comunicación: todo el mundo sigue por televisión las peripecias de "la roja" en el Mundial de Fútbol y en las retinas ya se ha quedado grabada la imagen de un montón de sudafricanos soplando largas trompetas que provocan un tremendo estruendo. Rápidamente nos hemos aprendido el nombre: vuvuzelas, pronunciada con una "z" canaria, como una "s" que acaricia la sonoridad de la palabra.

Aunque el origen de la palabra es desconocido, todo parece indicar (no solo la wikipedia sino las enciclopedias y diccionarios ¡oh, sorpresa! ¡aún existen!) que el término podría derivar de la palabra "vuvu", que en idioma zulú significa ‘hacer ruido’, o de un término sudafricano coloquial que significa "baño de sonido", éste me gusta más.
El sonido que produce recuerda al zumbido de mil abejas o al de un elefante. Curioso, muchos desconocen que la voz correcta para denominar el sonido que produce el elefante, es el verbo "barritar". Otra palabra nueva para la colección. Unas pocas más: las cigüeñas crotoran o crotorean, el búho ulula, el caballo bufa, la cotorra carretea, el grillo chirría, el jabalí guarrea, la paloma arrulla, la pantera himpla, el pavo tita, y el hombre... el hombre cada vez habla menos.

Lección para hoy: aprovechemos para aprender una palabra nueva. Yo propongo una. Una que no es nueva, esa palabra está ya muy usada pero se nos olvida. Hoy nos vendrá muy bien.
"Humildad".
Habrá que recuperarla, desempolvarla y airearla, porque ya le vaya bien o mal a "la roja" no podemos caer en la "soberbia" francesa ni en el "derrotismo" italiano. 
Si se gana, a celebrarlo. (La ilusión es el camino. La victoria es el destino.) El orgullo luce bien, pero sólo desde el interior, hay que llevarlo con elegancia.
Si se pierde... a tomarlo con humor (http://www.estepaisestalocoporlaroja.com/chile-sin-esperanzas-de-ganar-porque-nostradamus-ya-predijo-la-victoria-de-espana-en-el-siglo-xvi/ ).

Y en cualquier caso, a disfrutar del fútbol, o de un buen libro, o mejor, de la compañía de los demás, ingrediente imprescindible para una vida mejor.

jueves, 24 de junio de 2010

DE VIAJE POR... LAS CATARATAS DEL NIÁGARA (CANADÁ)

JUAN LÓPEZ PAJARÓN. CATARATAS DEL NIÁGARA, CANADÁ. 23 DE JUNIO DE 2010.

No, no he estado de viaje, ni mucho menos.
Pero tengo amigos vagabundeando por el mundo que tienen la suerte de poder viajar a lugares apasionantes y me envían fotos tan impresionantes como la que aquí se muestra.
Fue tomada ayer, 23 de junio de 2010, al anochecer, desde el lado canadiense de las famosas Cataratas del Niágara.
Me cuentan que hay que subirse en el Maid of the Mist, el barquito que te mete en medio de la catarata para que te mojes, porque merece la pena el chapuzón. Y una vez en tierra, a merodear entre las atracciones, casinos y demás atractivos turísticos dedicados a los yankis que acuden a dejarse los cuartos. Yo me quedo con la imagen enviada por Pajarón y esperaré a que vuelva de su periplo canadiense para que me cuente si el ruido del agua es tan atronador como se adivina.

¡Gracias Juan!

Frase del día: "No me siento extranjero en ningún lugar [...] si de veras me buscas me encontrarás."
Vagabundear, Joan Manuel Serrat.

miércoles, 16 de junio de 2010

EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE NUESTRAS VIDAS



Siempre hay un primer día. Pero hay primeros días más primeros días que otros.
Cuando perdemos a un ser querido, cuando nos recuperamos de una larga enfermedad, cuando dejamos atrás una etapa de nuestras vidas...
Y una mañana abres los ojos y tu vida ha cambiado, y nada es como ayer.
Los sentimientos luchan con la razón y nos enfrentan a una encrucijada: de un lado el dolor, enfrente los recuerdos, y oculto detrás de ambos, un destino que se descubre día a día, nunca antes. Un cóctel temible del que nadie puede elegir qué dosis tomar.
Puedes dejarte llevar... y regocijarte en la autocompasión hasta que sea tan insoportable que sólo puedas pedir a gritos que se termine. O puedes hacer un esfuerzo por adaptarte y seguir. Cualquier paso, por difícil que parezca, sólo tiene una dirección: hacia adelante.
Algunos hemos atravesado situaciones difíciles de las que hemos salido fortalecidos, otros con menos suerte no tanto.
Todos los primeros días dejan huella. Esa marca nos hace únicos, fascinantes, más nosotros.
Cada día es el primer día del resto de tu vida. No la dejes pasar. Corre tras ella, atrápala y sométela, bébetela, cómetela, fóllatela, disfrútala, gástala y exprime hasta la última gota de tu energía en aprovecharla. No hay mañana, sólo otro primer día... o el último.

(Mi querido Pajarón: ayer fue el primer día del resto de nuestras vidas y echo de menos anteayer y tantos otros días anteriores...
Un día más seguiremos adelante e intentaremos adaptarnos a esta realidad impuesta. Suerte que tenemos tu amistad, con ella el camino, aunque incierto, se hace menos penoso.)

Confieso que he "robado" alguna frase inspiradora de este post a Juan José Millás, comentando su nuevo programa en el Canal+. Sirva esta cita para enmendar y redimir mi pecado, en aras de la libre expresión y de la creatividad, toma ya!.

miércoles, 2 de junio de 2010

EL SEXO Y BRITNEY SPEARS...


Se acerca el verano y Celeste se ha vuelto a rapar el pelo, esta vez casi al cero.
Está preocupada. Lleva meses arrastrando catarros que no se curan y se complican provocando extrañas reacciones alérgicas. Se corta mucho el pelo porque se le ha empezado a caer a mechones. Seguro que a causa de la medicación.
Se levanta cansada, sin ganas de nada, triste y deprimida.
Se ha hecho adicta a los zumos de zanahoria y a los actimel. Con frecuencia desaparece durante horas para ir a nadar a la piscina y dar largos paseos por la ciudad, distraida, intentando apaciguar su mente, buscando nuevas motivaciones e ideas positivas. Una extraña melancolía se ha instalado en su cabeza y la tiene permanentemente inquieta, no sabe como expulsarla.
Un par de tardes a la semana se acerca a la tienda de Lennon y pasa el rato rebuscando entre discos viejos. Atiende a los clientes cuando Lennon aprovecha para salir a estirarse y fumarse un canuto.
Celeste ya no fuma. Y bebe poco, casi nada. Escucha música, lee y camina. Trabaja demasiado y conduce su moto demasiado rápido por Madrid.
Los ratos que pasa en la tienda de discos son los mejores de la semana. Junto a Lennon encuentra silencio, tranquilidad. No hay preguntas, ni prisas. Llega, saluda, beben té con menta del termo que Lennon guarda bajo el mostrador. Lo prepara cada día, por si ella aparece por allí.
Hace dos semanas que Lennon lleva gafas oscuras a todas horas, le han diagnosticado un desprendimiento de retina y aprovechará el mes de agosto para operarse. Tiene un hermano en Barcelona que trabaja en una clínica oftalmológica y le saldrá bien de precio. Con lo poco que le gustan los matasanos... con un poco de suerte se acercará a ver un partido al Camp Nou.
Celeste le anima, le hace compañía mientras le observa, torpe, tantear con cuidado los discos, ordenándolos despacio, acercando mucho la carátula a la cara para poder leer. Celeste espera hasta que echa el cierre y le acerca a casa en la moto. Le ha regalado un casco de segunda mano, de estilo retro, que Lennon luce orgulloso aunque no para de quejarse hasta que se lo quita.
A veces se toman algo sentados en una terraza de la plaza de Olavide, beben y hablan mientras anochece. En esos momentos es cuando mejor se sienten los dos. Beben cerveza en botellín, y hablan, casi siempre de música, cine y libros. Lennon le critica su miedo a publicar alguno de los poemas que, tras mucho insistir, ella le ha leído sin poder evitar ruborizarse. Ella le escucha mientras él diserta sobre las propiedades de la marihuana y le explica las diferencias entre una variedad critical, con aspecto de índica pero con toda la potencia de una skunk; la amnesia, con más proporción de sátiva que de índica; el sabor dulzón de la cream caramel; el aroma cítrico de la cinderella 99...
Lennon confiesa que muchas noches bucea en la red y husmea en los blogs buscando críticas musicales, noticias de conciertos, y poemas en inglés de autores desaparecidos hace un siglo. Es adicto a las compras en eBay, ha conseguido cientos de discos a precio de ganga que son verdaderas joyas, y, se ríe a carcajadas al recordar que fue precisamente allí donde pujó por los pingüinos musicales que adornan la entrada a la tienda... nadie más se atrevió a adquirir semejante frikillada. Y la consiguió por sólo quince jodidos euros, gastos de envío incluidos. Lennon tose al reír y sus ojos se llenan de lágrimas tras los cristales oscuros.
Celeste le habla de las mariposas verdes y le invita a leer algo, le explica cosas sobre sus bichos...
La conversación gira alrededor de qué se suele buscar en un blog y cuáles son las motivaciones personales de los lectores anónimos que, cada uno desde su pantalla, lejos pero muy cerca, se adivinan unidos frente a la paranoia de quien decide verter en su teclado las ideas que giran en su cabeza y solo cobran forma al transformarse en negro sobre blanco por obra y gracia de un post.
Ls encuestas dicen que el tema más solicitado en las búsquedas a través de internet es el sexo. Lennon y Celeste chocan sus botellines y brindan por el tema. El TEMA, así con mayúsculas, el jodido sexo que mueve el mundo... Y no pueden parar de reir cuando Lennon jura y perjura que en una de sus revistas "especializadas" leyó que el personaje más buscado es ¡Britney Spears!
Así va el mundo. Bebe un trago más, y hace un gesto al camarero para pedir que les sirvan la penúltima. Acerca su cara a la oreja de Celeste y susurra: - con esa cabeza rapada te pareces un poco a la britney esa de los cojones, pero tú estás más buena...
Y Celeste le tira unos panchitos mientras le llama hijoputa.
El camarero deja los dos botellines sobre la mesa acompañados de un plato con boquerones y anchoas.
Se marcha pensando en la curiosa pareja que hacen el hippy trasnochado y entradito en años y la motera con pinta de marimacho... no sin antes echar un rápido vistazo hambriento a la nuca de Celeste.
Así va el mundo.