miércoles, 13 de enero de 2010

LOS LABERINTOS DEL SUEÑO

Cuando padeces de insomnio tus noches se convierten en un ir y venir por las calles de la memoria.
Noche tras noche, hora tras hora, tu mente recorre cada recoveco, dejando al descubierto trastos olvidados en cada rincón, desempolvando recuerdos inútiles y reviviendo una vez tras otra momentos que el duermevela convierte ora en pesadilla, de la que huir raudo entre sudores y gemidos, ora en placentera visión idealizada a la cual aferrarse y transformar una y mil veces a gusto de uno.

Cuando el insomne, cada noche, traza su oscuro laberinto mental, da forma a un mundo onírico paralelo a la realidad.

El problema no es el sueño esquivo, la vigilia, ni el agotamiento... cuando padeces de insomnio produces monstruos que acechan cada noche sobre tu almohada, que esperan a que cierres los ojos y, poco a poco, se hacen fuertes en tu vida, llegando a surgir ante tus ojos a plena luz del día, cobran forma y te arrastran hacia un plano en el que, de pura confusión, no atinas a distinguir de la realidad cotidiana que te rodea.
En la oscuridad, en el fondo de tus ojos abiertos, cobran forma tus más ocultos temores, esos que disfrazas de escusa y evitas nombrar.
En el silencio, tu mente reproduce en bucle continuo esa conversación que nunca debiste escuchar, los gritos de esa discusión, el llanto ante el que no supiste, o no quisiste, hacer nada.
El tiempo se transforma en tu enemigo y luchas contra él, quieres acortar su vida, deseando que pase rápido, eso o dejarte morir y no pensar más, no verlo más, no oír, no sentir, no recordar, no imaginar lo que espera mañana.
Mañana, cuando despiertes enredado en las sábanas, cubierto de agotamiento, con más canas y dos nuevas arrugas en tu frente, sin ganas de nada y voz pastosa... mañana te espera la realidad. ¿Podrás diferenciarla?
Busca la salida dentro de tu memoria. Frío, frío. Te equivocaste de nuevo. Necesitas soñar.

1 comentario:

  1. ... el laberinto del sueño donde se pierden los demonios de la memoria...

    ResponderEliminar

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.