jueves, 14 de enero de 2010

AQUELLOS MARAVILLOSOS PRIMEROS BICHOS (continuación)

DESDE LA REPÚBLICA DE MI CORAZÓN.
(Junio 2008)
No tengo fuerzas, aún estoy débil, dolorida y cansada. He perdido una batalla y he quedado rota, nerviosa, confusa, ofuscada, dañada y triste. Temo que mis mariposas alcen el vuelo y no quieran seguir combatiendo. Ahora ciegan mi visión y me hacen tropezar.

No, aún no es el momento, debo recapacitar antes de salir, medir las distancias, preparar mi estrategia, planificar el ataque, porque la luz va a llegar y debo estar dispuesta a enfrentarme con lo que traiga.

Voy a ir cerrando los candados y postigos de puertas y ventanas de esta fortaleza, a apagar las luces e intentar sumirme en un sueño reparador que me conforte y alimente.

Las tinieblas me envuelven. Velos vaporosos que extienden una oscuridad suave y cremosa en la que me dejo llevar.
Voy a encender una vela por los caídos, con aroma de luz, que sirva de referencia si alguien despierta en la noche y se pregunta porqué esta soledad.

¿Qué ocurrió? ¿qué hicimos mal?

Buscad la luz. Allí nos encontraréis pues algunos seguimos aún a la espera, apaciguando el espíritu, lamiendo las heridas, los que sueñan una realidad en la que ya nadie se levante contra nosotros en el nombre de la sangre, de un dios o de una ideología hipócrita.

Somos el poder dormido, somos el pueblo que sueña un día de luz, unidos y en paz.

Somos los que no olvidamos porque seguimos al acecho, a la espera de reanudar la contienda que nos llevará a la lucha.

Perdimos muchas batallas, pero esta vez ganaremos la guerra.
.............................................

LA APARIENCIA NO ES SINCERA
(Junio de 2008. Alguien me contó que alguien confesó que...)

¡Qué doloroso escuchar la verdad en boca de otros!
¿Cómo pueden solo unas palabras echar por tierra tantas ilusiones, tantos sueños, tantas esperanzas?
¿Cómo pude ser tan ingenua para confiar en mi intuición? ¡Qué ciega estuve para no ver la realidad!
Confundí el sentido de sus palabras, el gesto, la mirada, la sonrisa, un regalo... Y aún ahora dudo... ¿cómo confiar?
¿Por qué entonces canciones, frases, mensajes, recados sólo para mí?
Este mundo no es para princesas de luz que hoy se apagan a la sombra de una mentira.
He catado por fin el sabor amargo de los celos y la envidia, y no quiero más vivir esa irrealidad.
Es duro aceptar que sus palabras no fueran todo lo ciertas que yo quise creer... pero peor es obligarme a aceptar que las que ahora dice sean reales. Ya no tengo el consuelo del engaño, el soñar qué pudo ser.
Ahora... ¿qué queda? esperar que no salga bien, que al final descubra que sólo yo espero siempre, que vuelva a mi luz y tome lo poco que ofrezco.
Pero cómo... ¿cómo abrir los ojos de alguien que no quiere ver? ¿cómo arrancar una última caricia, un último gesto, una palabra, una sola más?
¿Qué hacer para volver a ser universo y estrella? princesa, luz, favorita, heroína, única, individual y en conjunto ¿ya está, se acabó así? Espero que puedas descansar, yo ya no.
............................................

MIEDO A CAER
(Junio 2008)

No he tenido valor.
Quería abrir la puerta después de tanto acariciar una espera que no ha sabido apreciar y al asomar he vuelto a cerrarla de golpe.
Después del cuidado con el que he elaborado este colchón que por ahora frena mi caída, no sé si estaría a la altura de mi imaginación. No sé nada.
Debo resisitir porque tengo mucho que perder.
.............................................

VERDES Y BRILLANTES
(Septiembre 2008)

Hoy es el día. De nuevo me he parado a reflexionar tras haber mantenido cerrada la fortaleza. Dentro quedaron las mariposas, alejadas de mí durante una temporada, cortas vacaciones, bálsamo para el cansancio, alivio para los sentimientos y masaje para los recuerdos.
Hoy hago limpieza volcando en esta tarea toda mi voluntad por introducir aires nuevos en este recinto secreto. El tiempo ha sido el encargado de ir ordenando cada cosa en su lugar, dentro y fuera de la fortaleza.
Las mariposas siguen aquí, pero hoy, al buscarlas con la mirada del pensamiento, encuentro algunos colores y matices nuevos que dibujan un paisaje desconocido en mi interior.
Hoy el día es amarillo, pequeños rayos de sol acarician mis pies morenos mientras escribo, sentada sobre una piedra de plata, a las puertas de una casita rosada, una construcción mágica e irregular donde me escondo a descansar.
Son éstos unos días verdes de montaña, azules de cielo y mar, dorados de sol y alegría, calurosos, lentos, infinitos, en los que disfrutar del dulce placer de vivir sin horarios, sin programar, sin prisas ni horarios, sin estridencias, calles ni ruido, sin metro ni atascos, sin obligaciones que no vayan más allá de alimentar el cuerpo y el espíritu, dar descanso a la mente y amor y cariño a los que me rodean.
Son días tan diferentes a los vividos hace unos meses, cuando la confusión y el desorden asaltaron mi fortaleza... que no puedo sino sentirme feliz por ganar la batalla sin demasiadas cicatrices.
Ahora entiendo que cuando el ánimo es frágil, una palabra, acto o gesto, puede romper en pedazos el equilibrio. Me repito como un mantra que todo depende de mí, está en mis manos, en mis actos y en mis palabras, que sólo yo puedo controlar.
Pero debo retractarme, no quiero escuchar nunca más la palabra control, ni recordar tu autocontrol, la justificación estúpida que hace más difícil perdonarte y soportar tu omnipresente ausencia.

Hoy, que me siento fuerte, descansada, dispuesta a emprender nuevos caminos, hoy que he dormido el sueño reparador que reconforta y espanta los pensamientos más oscuros, voy a abrir puertas y ventanas de para en par, a dejar volar mis alados insectos para que aleteen libres y llenen con sus colores este dorado día de verano, verde de monte y azul de cielo y mar.
Hoy yo también vuelo un poco más libre, liberada de tu recuerdo. Ha vuelto la esperanza, ese sentimiento verde y brillante, un nuevo inquilino que viene a instalarse en mi refugio, y esta vez trae consigo mucha luz, aire limpio, y un futuro por escribir en el que tú ya no estás.

Hoy el día es dorado, verde monte y azul de cielo y mar.
....................................

HACIENDO LIMPIEZA
(Febrero 2009)

Confusión ante lo que debo tirar o conservar.
Tiendo a acumular recuerdos viejos que raramente deseo desempolvar y rescatar de ese olvido impuesto. Fantasmas de vidas pasadas o imaginadas, que sirven para paliar la dureza de la realidad y los quebraderos que conlleva.
Releyendo estas letras me doy cuenta que mi mundo tiene mucho más de irreal que de tangible, y hay más fantasmas que vivos.
De todos los recuerdos viejos hay uno que a pesar de todas las veces que he intentado expulsarlo, se resiste a abandonarme y se esconde en los rincones oscuros de los muebles vacíos, acechando para volver a asaltarme y dejarme confusa y frustrada, entre la angustia y el pesar. Es una mariposa negra que un día fue hermosa pero que hoy tiende sus alas malignas y amenazantes, tentándome, provocando un movimiento en mi estómago de aguas turbias y lodosas.
Ahora estoy ocupada en combatirlo. A la hoguera con él, aquí no hay lejía ni jabón que valga, voy a borrarlo con decisión, a fuego y bisturí.
De nuevo será el tiempo quien dirá si las cenizas se perdieron para siempre. Si éste no fue un esfuerzo en vano.

miércoles, 13 de enero de 2010

ANOTHER CONVERSATION AT PARADISE

Tenemos una conversación pendiente pero cuando vienes a mí no dejo que hables.

Dices que tienes algo que contarme pero tus labios se pierden entre besos y olvidan las palabras preparadas, sólo recuerdan mi nombre y el camino que te lleva desde mi boca hasta mi pecho.
Ven y dímelo. Las palabras se te enredan en el mechón de mi pelo con el que juegan tus dedos. Y únicamente vierten en mis oídos caricias y suspiros.

Tienes prisa por soltar lo que venías a decir, pero como un adicto requieres abrazos, piel, saliva y calor. Y sólo cuando vienes a mí puedes calmar esa sed, saciar ese hambre y esa necesidad en la que se ha convertido nuestra rutina.

Siento tu urgencia por agotar conmigo tus fuerzas y llenarte de mí. Después, extenuado, al preguntarte ¿qué me querías contar? lo habrás olvidado ya. Y la angustia, el miedo, esa carga que ensombrece tu mirada, que vuelve más densa la distancia y difícil el olvido, desaparece y sólo hay tú, y yo, y este mundo imaginario en el que vivimos un sentimiento al que nunca nos atrevimos a poner nombre.

Pasarán los días, quizá semanas, sin verme, y de nuevo preparás tu discurso de abandono, ese que llevas rumiando meses, intentando justificar nuestro secreto engaño como un imposible. Una despedida que espero escuchar en cada encuentro y que nunca llega. Y eso te tortura y te consume.

Ya sólo encuentras alivo de nuevo perdido entre mis brazos, en este pequeño paraíso que hemos construido a nuestro alrededor y que se está deshaciendo ante nuestros ojos sin que podamos hacer nada para evitarlo.
Abro más mis brazos para estrecharte más fuerte para impedirte pronunciar palabra, para evitar que te vayas. Dejo que hablen nuestras bocas, nuestra piel, nuestras manos, nuestros cuerpos, creando una poesía asonante que leer despacio entre las sábanas. No volveré a llorar, escribiré sobre tí.
Mientras, te pierdo, irrevocablemente.

LOS LABERINTOS DEL SUEÑO

Cuando padeces de insomnio tus noches se convierten en un ir y venir por las calles de la memoria.
Noche tras noche, hora tras hora, tu mente recorre cada recoveco, dejando al descubierto trastos olvidados en cada rincón, desempolvando recuerdos inútiles y reviviendo una vez tras otra momentos que el duermevela convierte ora en pesadilla, de la que huir raudo entre sudores y gemidos, ora en placentera visión idealizada a la cual aferrarse y transformar una y mil veces a gusto de uno.

Cuando el insomne, cada noche, traza su oscuro laberinto mental, da forma a un mundo onírico paralelo a la realidad.

El problema no es el sueño esquivo, la vigilia, ni el agotamiento... cuando padeces de insomnio produces monstruos que acechan cada noche sobre tu almohada, que esperan a que cierres los ojos y, poco a poco, se hacen fuertes en tu vida, llegando a surgir ante tus ojos a plena luz del día, cobran forma y te arrastran hacia un plano en el que, de pura confusión, no atinas a distinguir de la realidad cotidiana que te rodea.
En la oscuridad, en el fondo de tus ojos abiertos, cobran forma tus más ocultos temores, esos que disfrazas de escusa y evitas nombrar.
En el silencio, tu mente reproduce en bucle continuo esa conversación que nunca debiste escuchar, los gritos de esa discusión, el llanto ante el que no supiste, o no quisiste, hacer nada.
El tiempo se transforma en tu enemigo y luchas contra él, quieres acortar su vida, deseando que pase rápido, eso o dejarte morir y no pensar más, no verlo más, no oír, no sentir, no recordar, no imaginar lo que espera mañana.
Mañana, cuando despiertes enredado en las sábanas, cubierto de agotamiento, con más canas y dos nuevas arrugas en tu frente, sin ganas de nada y voz pastosa... mañana te espera la realidad. ¿Podrás diferenciarla?
Busca la salida dentro de tu memoria. Frío, frío. Te equivocaste de nuevo. Necesitas soñar.

martes, 12 de enero de 2010

EL CIRCO DE LA MARIPOSA "Hay cosas imposibles, solo si te lo crees".


Llevo días buscando algún motivo para escribir de nuevo.

Sin ganas, con miedo a trivializar.

No me apetece volcar lo que pienso porque hay ocasiones en las que el silencio no debe romperse con palabras vanas, oscuras o tristes.

Pero he aquí que inesperadamente he recibido un precioso regalo de un amigo en forma de invitación para ver un corto en youtoube. Y no he dudado, tenía que contarlo.

Se trata de el cortometraje “The Butterfly Circus”, ganador del primer premio del concurso de cortos “The Doorpost Film Project". Con este premio, la industria reconoce la aportación del cine a la promoción de valores como la esperanza y la dignidad humana. En esta ocasión, los valores son la amistad, la humildad, la alegría, la libertad y la fuerza de voluntad.

No adjunto el link porque no encuentro forma humana de llevarme bien con la dichosa tecnología y se me resisten los vínculos, pero os recomiendo buscarlo en youtoube y dedicarle unos minutos.
Sólo tenéis que copiar y pegar en el buscador del youtoube.
"El Circo de la Mariposa"Subtitulado al Español 1ª Parte
"El Circo de la Mariposa"Subtitulado al Español 2ª Parte

Espero que os guste tanto como a mí.

Gracias Sergio. No sabes cuánta falta me hacía un poquito de esperanza en estos momentos. Me guardo también la frase que me regalas, te aseguro que intentaré que esta reflexión me acompañe mucho tiempo:

"Hay cosas imposibles, solo si te lo crees".