miércoles, 7 de octubre de 2009

AQUELLOS MARAVILLOSOS PRIMEROS BICHOS


Hace unos días, cuando marché de vacaciones, metí en la maleta el viejo cuaderno de tapas blandas que tantas veces me ha acompañado ya.
Es la libreta en la que acostumbraba a verter pedazos del tiempo y algunos pensamientos antes de pasarme al teclado del ordenador.
Lo cogí por si acaso, por si necesitaba contarme algo o me sucedía alguna cosa digna de contar.
Inevitablemente, durante estos días de ocio lo he ojeado y me he sorprendido al releer lo que desde ahora llamaré el origen de mis "mariposas"...

Sin llegar a ser un diario, este blog no estaría completo si no transcribo algunos de aquellos primeros bichos. Son sólo extractos, fragmentos, pero así quedarán aquí con el resto de bichos, en este pequeño almacén.

"De nuevo estoy aquí. Frente a una página en blanco, con mi bolígrafo negro y mis manías, dispuesta a sacarme de dentro todo lo que no soy capaz de escupir ni de tragar. Hoy vuelvo a escribir."

"No es que tenga nada especial que contar, en el fondo nunca lo he tenido. Soy realista: mi vida es como una de esas tragicomedias de la tele, amarga a veces pero alegre y feliz otras, como tantas otras vidas anónimas de hombres y mujeres que a diario se cruzan en nuestro camino: anónima y vulgar. Pero dentro de esta vulgaridad... siento que algo aletea luchando contra la ira, la rabia, la sumisión, la tristeza, la incomprensión, la derrota... son las mariposas que me revuelven el estómago."

"En ocasiones, mis mariposas baten sus alas y me transmiten ilusión, me recuerdan que aún quedan sueños por hacer realidad, que todo es posible, y me inundan de sensaciones y momentos agradables. En otras ocasiones, como hoy, los bichos corretean por mi cerebro desordenándome el pensamiento, destrozándome los nervios, provocándome náuseas de ira y vertiendo en mi boca respuestas hirientes. Todas ellas, bellas o no, son mis mariposas verdes."

"Hoy he hablado con un amigo de mis mariposas verdes, como idea de algo sobre lo que estoy escribiendo, y como mi particular manera de catalizar una situación personal complicada, en un intento de transformarlo todo en algo que pueda ver, leer, comprender y controlar.
...
Ha sido curiosa su reacción...
...
le intento explicar que las mariposas son una especie de metáfora de la fragilidad, de la levedad, de belleza efímera...
...
y según él, el verde es verde que te quiero verde...
...
y si elijo el verde es como símbolo de esperanza, aunque también de la envidia y de la ira, que hoy viven todas conmigo."

"Hoy las mariposas han estado más tranquilas. A ratos volvían y me escocían los ojos, intentando llevarme lejos, empujándome hacia recuerdos que hacen llorar. Pero he sido más fuerte y he puesto en práctica uno de aqullos ejercicios mentales... he construido una fortaleza y me he encerrado dentro. Esta fortaleza es un escondite, un rincón, una cámara acorazada donde guardaré secretos, deseos, sueños... en ocasiones acudo a la fortaleza y me encierro a esperar que el viento cambie de dirección. A veces dejo que una mariposa entre y se pose sobre alguno de mis rincones favoritos. Luego, levanta el vuelo y se marcha llevándose una parte de mí. La dejo ir en libertad con el deseo de que sepa encontrar la dirección exacta donde depositar esa minúscula parte de mi persona, con la esperanza de hacer realidad algo de lo que callo y oculto..."

"He esperado escuchando el sonido de la tromenta ahí fuera, rompiendo el silencio oscuro con un estruendo de truenos, mientras yo me oculto a solas para buscar dentro de mí esa paz que es el verdadero tesoro...
...
ahora estoy en ella, en este encierro voluntario cómodo, mullido, silencioso, que apacigua poco a poco la rabia verde que pugna por salir en cuanto abandono mi escondite.
Ahora que la tormenta está amainando espero el regreso de la luz, cuento los días, minutos, años... hasta mis pasos cuento... antes de salir y enfrentarme al mundo real."

2 comentarios:

  1. Que hay Pilar, como va todo, como veo escribes mejor que nunca, para cuando un libro con tus reflexiones más profundas?, seguro que lo haces mejor que muchos emulos de escritores baratos.

    Un besazo. Sergio.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ya me gustaría a mí tener algo publicable!
    me queda mucho por delante, pero igual te agradezco el elogio.
    Por aquí hay cambios pero bueno... ya te contaré. Recuerdos de Juan y un besote de mi parte.

    ResponderEliminar

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.