jueves, 16 de julio de 2009

SIN COMENTARIOS


Se ha muerto Michael. Convierten su funeral en fiesta nacional con multitudinario show de despedida. La invitación se ha pagado a precio de oro en internet.
La sociedad americana sigue sin encontrar su neurona perdida pero en Europa les imitamos como si fueran el paradigma del bienestar. Me jode que Obama no sea más negro y menos formal. Me jode que Europa se hunda bajo la hipocresía capitalista, la derecha conservadora y la doble moral de los sinvergüenzas.
Leo un reportaje sobre las alzas en los zapatos de Sarcozy (odio su nombre, me recuerda al SARcoma de caPOzy), mencionan de pasada su afición por el culo de la Merkel, sale en la foto con Berlusconi detrás, tan morenito como siempre, dicen que su mujer pidió el divorcio porque la birlaba los autobronceadores.
¿Qué es lo que ven algunas mujeres en algunos hombres? Lo que más me extraña es que no es rubia natural. Será que las italianas rubias son todas morenas y pasan más desapercibidas.
A lo mejor Obama es rubio, pero al ser de raza negra parece que ha desteñido, perdón, café con leche.
Estoy de mala leche, en plan Dexter, en modo asesino sin sentimientos.
En la tele dan las noticias, lo mismo si es una tragedia en patera como si es una medalla de oro al deporte, con la misma cara divina y feliz de Prozac y Xanax, dos al día, volantes, perlas y corbata de tafetán. Los periódicos andan a la gresca, da igual Gürtel que Rayan, nunca se pondrán de acuerdo y la culpa será de Zapatero, o del que toque. Pongo la radio... pufff, qué va. Los 40 ceden trono a la mediocridad y la horterez a múltiples radioformulas, todas gemelas, da igual el nombre porque suenan igual.
Se murió Antonio Vega y le quieren poner una plaza (que no es tal) entre Fuencarral y Velarde.
Me imagino un gran fiestorro, lleno de sexo, drogas y alcohol, en el que Janis Joplin borracha le canta blues a Jim Morrison que duerme la mona, mientras Camarón da palmas beodo y Tino Casal le pinta las uñas a Carlos Berlanga, flipando hasta el culo de pastis. Una nube de humo de marihuana oculta a Antonio Vega que mira de reojo por debajo del flequillo a Bob Marley, que hace porros con forma de perritos para todos, y Freddy Mercury le tira los tejos a Michael, que le pega con su guante de brillantes y le sacude el bigotito con picardía.
Así me imagino yo el cielo, mucha música y mucho glamour.
Me despierta de la siesta el estridente reaggeton de mis vecinos... del sobresalto se me cae el vaso de cocacola encima de la última entrega de Millenium, pierdo el hilo de por qué página voy, se me pegan varias hojas empapadas en coke. Olvidé quitar la tele, parece que en Honduras siguen a hostias.
Sin comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.