domingo, 24 de mayo de 2009

DE SAPOS

Desde hace ya días algo anda revuelto.
Intuyo que se debe a esta espantosa costumbre mía de buscar explicaciones a todo lo que escapa a mi comprensión... y a que mareando la perdiz he abierto la caja de Pandora... he dejado salir bichos de uñas oscuras y afiladas que me arañan al abrirse paso desde el rincón perdido de la memoria donde les tenía bien encerrados y se plantan frente a mis ojos impidiéndome ver otra cosa que no sea su fea cara.
Hace algo más de un año que los encerré bajo llave y los oculté de la vista y hace unos días, aún no acierto a comprender porqué, me asomé al abismo de nuevo y me topé con que ahí estaban esperando, acechando, como si nada hubiera cambiado y como si algo más de 365 días se hubiesen esfumado de golpe.
No diré su nombre, nunca lo digo, lo quemé hace siglos esperando olvidar. Pero ha vuelto, en realidad nunca se fue. A veces fantasma, otras solo sapo asqueroso que a pesar del tiempo transcurrido no he conseguido tragar. Y duele y desgarra como si fuese ayer.
Y duele más hoy porque no debiera, porque no es justo, porque ya no quiero, yo no quiero.
Y duele porque aún no entiendo porqué. Y porque nunca me atreví a preguntar y callé.
Tengo un sapo encerrado en una caja. Sé que sigue ahí porque a veces salta. Lo oculto porque su sola visión me asquea y sé que aún dejándolo libre volvería una y otra vez, ni siquiera estoy segura de querer dejarlo marchar.
Qué asco de vida, tener que arrastrar bichos repugnantes que te joden una vez y otra, y otra, y otra más. Comienzo a perder la esperanza.
Me da miedo porque hace poco más de un año su sola visión me arrastró al borde del precipicio y desencadenó una cadena de huidas, retrocesos, dilemas y pesadillas que sólo la aparición de Celeste logró apaciguar.
Pero hoy Celeste está lejos y no quiere hablar, así que sólo estoy yo para luchar contra la enfermedad que me come por dentro, que me arrastra y deteriora, y hoy, desde hace unos días, sin fuerzas para luchar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.