viernes, 1 de mayo de 2009

DESAJUSTES SENTIMENTALES DE LA INCAUTA CELESTE

Me escribe Celeste para contarme que no duerme, que no come, que no piensa en otra cosa que en alguien que la tiene enamoriscada.

Cojo el teléfono y no paro hasta oir su voz al otro lado.

- eso me lo tienes que contar, ya!

Pero ésta es mi Celeste, parece que no la conociera. En la parra que está.

Anda tonta perdida, escribiendo un nombre en las esquinas de los papeles, canturreando con cara de boba, cambiándose el peinado y probándose una talla que no le va.

- Y quén es? ¿cómo, dónde, cuándo y porqué?

Y se ríe y me dice que no puede decirlo, que no está sólo, que no se atreve a contarle nada y le da miedo lo que pueda pasar. E intuye por sus miradas que la cosa está igualada, que lo de la pareja va mal y en cualquier momento salta la chispa y ella, como siempre, la vuelve a liar...

- ¿Qué tienes, Celeste? te has dado un golpe en la cabeza??? en esa cabecita loca y atolondrada que no para de meterte en problemas?????

Y se pone muy seria y sólo dice que se siente fatal, que el amor es una mierda, que no puede hacer nada y no para de imaginar algo que ella sabe no será.

- ¡Quién te ha visto y quién te ve! la rompecorazones, la que liga y olvida, la de vive y deja vivir, la de aquí te pillo...

Pero aquello ya pasó y esto me demuestra que hoy Celeste es otra.

Ay! amiga, tú que sólo buscabas cariño y diversión, tu exceso de confianza y libertad sólo te trajeron problemas, disgustos y fracasos. Quién lo iba a decir! Celeste lamentándose de desamor! apuntando demasiado alto, o al tipo equivocado! La historia se repite pero nunca igual...

Celeste está de puente, qué envidia me da, y qué pena.

¿Por qué nos ponemos las cosas tan difíciles?

Hay personas, como Celeste, que nunca aciertan. Suspira por alguien pero no se atreve a hablarle. Se lamenta pero no intenta nada. Disfruta en su compañía pero no llega a dar el paso definitivo.

Sólo piensa en un beso, en el fondo es una cursi redomada en busca de un príncipe azul.

Yo le presto mi voz y espacio para que vuele y deje libres sus mariposas, quizás su príncipe la esté escuchando... y este cuento tenga un final feliz.

4 comentarios:

  1. Me encanta como escribes Pilar, no se que haces en la Tragsa, deberias ser escritora de las de tomo y lomo.

    ResponderEliminar
  2. Lo dicho, me encanta como escribes Pilar, ojala yo tuviese esa cualidad, pero como lo dijo un gran tipo, carente de todo, disidente de nada.

    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Pues eso, Sergio, que muero por impulso de agonizantes grilletes. Aprisionado por injustas manos...
    Me alegra saber que sigues ahí y aprovecho para refelicitarte. Enhorabuena! espero que todo te vaya estupendamente. Tú te lo mereces.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. como ves soy un fiel seguidor tuyo aunque no escriba mucho en tu blog, jeje, hay que seguir a los mejores, jeje. Muchas gracias por la felicitación, ya sabes si algún día necesitas unas esposas me las pides, jeje. Saludos.

    ResponderEliminar

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.