viernes, 1 de mayo de 2009

DE CUANDO VIVIR ERA SENCILLO

Me vienen a la memoria días lejanos. Ni mejores ni peores, que de todo hubo y hay. Días que el recuerdo transforma para sólo traer detalles, felices o no, porque el tiempo difumina los bordes de lo pasado y desdibuja la realidad que fue.
Y parecía más fácil vivir.
Vivir sin pensar que el mañana (hoy) llegaría.
Como si los veinte durasen setenta.
Maltratando el cuerpo con noches sin dormir, juergas eternas, humo y alcohol, caminatas de infarto, bailes sin fin.
Viajando y descubriendo cada rincón del mundo con los ojos de un niño ávido de sorpresas, compartiendo un bocadillo en una estación de autobuses, durmiendo en la playa, de fiesta en fiesta, de pueblo en pueblo.
Escribiendo cuentos, poemas, historias de miedo, pensamientos, frases, canciones, copiando citas, recortando fotos de las revistas, creando almacenes de imágenes, letras y músicas especiales, propias.
Estudiando los domingos por la noche, lo justo para aprobar y seguir trabajando, en mil cosas, sin pensar en hipotecas, ni en crisis amenazantes, ni en seguridad, sólo en seguir tirando, lo suficiente para seguir viviendo, sin garantías.
Gastando todo en viajar, en cervezas, en cines y libros, en regalos, en clases privadas, en vinilos, conciertos, fiestas y taxis.
Amando, compartiendo, perdiendo, llorando, riendo, cantando, soñando... vivir era así de simple.
Cuando vivir era sencillo, Celeste no estaba. No hacía falta. Sólo había que vivir, así de simple.
Cada día, cada hora, cada momento.
Se dice que hay actividades que una vez que aprendes cómo se hace, nunca se olvida por mucho tiempo que pase. Nadar, montar en bicicleta, patinar... respirar, leer.
Una vez que aprendes todo parece sencillo excepto vivir.
Echar la vista atrás no es bueno. A veces, lo que ves parece sencillo, simple. Pero no es real. Hoy, todo es. Entonces no era nada. Todo era proyecto de.
Y las gafas de la memoria padecen de presbicia. El cansancio de los años vuelven borrosos los contornos del pasado.
¿Vivir era sencillo? nunca lo fue, ni lo será, pero ahí vamos todos, sobreviviendo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.