domingo, 1 de febrero de 2009

DESPERTAR


Aún antes de abrir los ojos sentí la lluvia repiqueteando contra la ventana. Me gusta esa sensación: salir del estado de letargo sin prisa, con los sentidos como acolchados, estirando el cuerpo poco a poco, resistiéndome todavía a mirar este domingo de agua.
Aún antes de asomar bajo el edredón sentí el frío de fuera, el silencio matinal, la lentitud de los minutos y la música de tu respiración y sin abrir los ojos he sentido que estabas aquí, a mi lado.
He girado entre las sábanas, volviéndome con cuidado, calculando la distancia para no molestarte en tu sueño, pero tu cuerpo se ha apretado contra el mío buscando calor, acomodándose en el espacio libre que nunca termina de llenarse.
Un cúmulo de sensaciones me envuelven provocadas por el olor inequívoco de tu pelo sobre la almohada, el perfume de ayer que invade la habitación, el tacto de tu piel desnuda y dormida, el suspiro que dejas escapar mientras te revuelves aún en sueños.
He abierto los ojos y estabas aquí.
Me ha costado despegarme de tí, romper ese momento que sólo yo disfruto y sacar las piernas despacio de la seguridad de la cama. pero he abierto los ojos y el sonido de la lluvia en la ventana me ha atraído. Te he arropado y en silencio he salido de la habitación, de puntillas, recuperando mi ropa esparcida por el suelo. Te dejo descansar.
El aroma de café de algún vecino se cuela por debajo de la puerta y me recuerda que no soy nadie sin cafeína en las venas. Desplazo mis pies hasta la cocina, abro armarios, saco tazas, busco leche, preparo mi bandeja y un vistazo a la ventana me sorprende pues veo caer grandes copos de nieve. Pareciera que alguien está desmenuzando grandes tiras de esponjoso algodón sobre mi tejado, la lluvia de hace un rato se ha vuelto escarcha que cubre de blanco la terraza.
He dejado el café para más tarde, quiero que veas esto, voy corriendo a despertarte y compartir contigo un despertar nevado. Abre los ojos: está nevando.

2 comentarios:

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.