jueves, 5 de febrero de 2009

CÓMO OLVIDAR...

Voces que rumorean a tus espaldas.
Miradas de reojo que siguen tus pasos: corrillos ociosos sin nada mejor que hacer.
Un puerta se entreabre, una cabeza asoma sonriente, te mira y disimula una sonrisa para volver a desaparecer.
Saludas y no recibes respuesta.
Eres el foco de atención pero te ignoran.
Rehuyen cruzar tu mirada, mil excusas para evitarte.
Un papel cae arrugado al suelo junto a tu mesa. Te agachas, lo coges y lo abres sin dejar de mirar a tu alrededor.
Todos callan, te observan: esperan expectantes.
Tu cara enrojece y deseas menguar hasta desaparecer, encogido en tu silla.
Te señalan, ríen, cantan tu nombre.
Tus oídos y puños se cierran sobre el mensaje anónimo con dos nombres escritos unidos por un corazón.
Tienes quince años, acné y tres para septiembre.
Coges tu mochila del suelo y corres pegando portazo al eco de las risas que permanecen aún en tus oídos.
Huyes de la vergüenza de quien no se movió del sitio, incapaz de protestar.
Pero ¡cómo olvidar aquellos ojos azules! ¡ese pelo rubio! ¡esas manos finas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estas aquí, podrías decirme que te parece todo esto! Vuelve pronto! Un saludo,
Mme. Butterfly.